Convocan a una reunión ampliada por el Bajo Giuliani

Un estudio privado revela que el costo de un alteo demandaría unos 25 millones de pesos y 45 días de obras.

Un heterogéneo grupo de empresas, cámaras, gremios, dirigentes y vecinos difundió un documento destinado a Nación y Provincia. Descartan la idea de un camino alternativo. Consideran que el bombeo desde la laguna Don Tomás es la única alternativa para desagotar la ciudad.

Un trabajo privado que un grupo de empresas, cámaras, gremios, hoteleros, dirigentes de diferentes instituciones y vecinos encargó a un ingeniero de la ciudad arroja que la inversión necesaria para levantar un alteo en el Bajo Giuliani no es tan costosa y demandaría menos tiempo del pensado: serían unos 25 millones de pesos y 45 días de obras, según pudo saber El Diario.

El objetivo que persigue el grupo de autoconvocados es que los tres gobiernos -Nación, Provincia y Municipalidad- se pongan a trabajar en conjunto y se encuentre una solución a la altura de las circunstancias.

Reunión y documento

En tanto, el mismo grupo lanzó anoche la convocatoria a una reunión ampliada para tratar la problemática en cuestión el próximo lunes 18 de septiembre, a las 18:00 horas, en las instalaciones de la estación de servicio YPF Cruz del Sur, ubicada a la vera de la ruta 35 a escasos metros del Bajo Giuliani.

A la convocatoria ya se sumó la Cámara de Comercio de Santa Rosa, el Sindicato de Empleados de Comercio, el de Estaciones de Servicio, la Cámara de Hoteleros y de Turismo y la de Estaciones de Servicio de La Pampa.

En los próximos días se sumarán otras entidades y sindicatos. Además, se invitó a empresarios y comerciantes que operan con el sector turístico y de viajeros, o que prestan servicios de transporte de pasajeros o de carga, y a aquellos cuya actividad se vea afectada por un eventual corte de la ruta.

“Dado el agravamiento diario de la situación del Bajo Giuliani que hace inminente un corte de la ruta 35 sin que a la fecha se cuente con una solución razonable y de corto plazo, surgió la iniciativa de convocar a una reunión de entidades intermedias y vecinos destinada a intercambiar puntos de vista sobre el problema y sumarse para gestionar una salida urgente a la situación”, se explicó anoche a través de un comunicado de prensa.

“La consigna central es que el problema del Bajo Giuliani sea considerado una emergencia y que debe resolverse en forma urgente, dado que el cuenco deberá continuar receptando el bombeo desde la laguna Don Tomás para paliar la situación de Santa Rosa, además de las lluvias que se acumularán en la primavera”, aclaró el mismo documento.

Finalmente, se señaló que “la problemática debe ser abordada en forma conjunta y colaborativa entre los distintos niveles del Estado, y que se excluya el tema de cualquier aspecto jurisdiccional o político ante la necesidad de ejecutar en forma urgente las obras para mantener adecuadas condiciones de transitabilidad, de modo que se pueda continuar utilizando normalmente la ruta sin afectar a quienes viven, trabajan o la utilizan por distintas causas”.

“El desvío no va a funcionar”

El empresario Carlos Pessi explicó ayer que “la convocatoria nace por la preocupación de la inminencia del corte de la ruta 35. Hay una preocupación porque se considera que un desvío de tosca de unos 10 kilómetros no sería una solución permanente para mantener el tránsito de la ruta. Vialidad Nacional propuso un desvío, pero por ese lugar van a pasar camiones de carga, micros y todo el turismo que va hacia el sur del país, además de los vecinos de otras localidades. Con esa cantidad de vehículos no se va a poder transitar por el desvío de tosca y se va a perder todo el flujo de turismo y el movimiento comercial”.

“Además, si se corta la ruta 35, los camiones no van a pasar más por esa ruta y van a seguir destruyendo las rutas provinciales. Con los cortes actuales de las rutas nacionales ya hay desvíos por las rutas 1, 7, 14, la Ruta de la Cría... Si van a desviar durante tres años el tránsito pesado, van a destruir todas las rutas provinciales”, aseguró.

Para Pessi, el desvío “no va a funcionar porque, por ejemplo, los días de lluvia no van a poder pasar los autos o las ambulancias que diariamente llegan a la ciudad de Santa Rosa desde el sur de la provincia. Es casi imposible que se lo pueda mantener día a día”.

“La solución es hacer un alteo de tosca de un metro y medio en la ruta 35 en el Bajo Giuliani. El alteo es de menos de un kilómetro. Son entre 45 y 60 días con una inversión que oscila entre 25 y 35 millones. Hay una cantera a unos kilómetros del Bajo que significa un menor costo y más rapidez para la construcción”, afirmó.

Pessi dejó en claro que “la idea es entender que el Bajo Giuliani es la solución a los problemas de la inundación de la ciudad de Santa Rosa. Es una realidad que hay que asumirla. La ruta atraviesa la laguna y hay que adaptarse a eso. Habrá tiempo de hacer un desvío, pero si no se hace el alteo, se corta la ruta”.

“Hemos tomado contacto con entidades, y bueno, esperamos la concurrencia a la reunión. Todo se centra en que quede exento de la cuestión política, de los enfrentamientos políticos y en conjunto se busque una solución inmediata. Durante la reunión se va a presentar un informe, que haya una solución, y el tema se instale en la agenda por la gravedad que tiene”, dijo.

Agregó que “no vemos otra solución en forma inmediata que levantar el alteo de la ruta 35”.

Por último, Pessi dijo que “aquellas empresas que nos ha tocado invertir sobre la ruta, estamos preocupados por las empresas y el personal. Esto sería un golpe de gracia para las empresas que han apostado al turismo y al comercio”.

“Somos optimistas que será comprendida la iniciativa. No podemos espera al 22 de octubre para discutirlo. Hay muchos que piensan que la ruta 35 en el Bajo Giuliani no llega al 22 de octubre. No podemos esperar a que pase la campaña”, completó.

Temas en esta nota: