Denuncian mano dura y anomalías en las designaciones del CREAR

La docente Claudia Lupardo advirtió que hay “una burla y una tomada de pelo”. Denunció “improvisación” y “atropellos”. Cuestionó a la nueva directora del nivel terciario, Mabel García. Y reveló que regresó a sus funciones Sandra Molina, que había sido apartada tras una movilización de la comunidad educativa.

La docente Claudia Lupardo denunció graves anomalías en la designación de trabajadores de la educación en el Centro Regional de Educación Artística (CREAR). Acusó a las autoridades de “tomarles el pelo” y de concretar “una burla”.

"Se están viviendo situaciones preocupantes”, lamentó. Expuso que “el año pasado, luego de movilizarnos exigiendo espacio físico para nuestras actividades, y de ser ofendidos por los dichos de la ministra de Educación (Cristina Garello les apuntó tratando a la comunidad "chusmas, como la vecindad del chavo", “como si estuviéramos ‘peleando’ con nuestros colegas del Polivalente), hubo cambios en la dirección de nivel terciario”, informó Lupardo.

Lamentó que “este año, la nueva directora, la profesora Mabel García, decidió, entre otras cosas, sacarnos uno de los logros que teníamos en la institución. La CELyT. Era una comisión de profesores de la institución elegidos democráticamente (votando, como sólo los docentes organizados podemos hacerlo) donde a partir de un reglamento propio, elaboraban un listado para que seamos designados. Había errores, como en todo proceso, pero esos profesores conocían lo que otros, de otras disciplinas que no son artísticas, podían desconocer. Y habíamos implementado un período de reclamo a los errores que pudieran ocurrir”.

Lupardo -que además es directora del secundario del Colegio Normal y encabeza un sector gremial docente- enumeró: “El hecho puntual es que este 20 de abril, luego que se retiraran todos los legajos de la institución, para ser llevados a otro lugar, y hacer un listado, nos encontramos con que muchos docentes -¡pero muchos eh!- no aparecen en el listado provisorio. Nos dieron tres días para ver las listas y se comenta que pretenden designar el lunes 24. ¡O sea en cuatro días!”.

La docente reprochó además que “no hay período de reclamo, no sabemos si se saldarán esos errores, como tampoco tenemos certezas de qué es lo que va a pasar con nuestras fuentes laborales, que son las horas cátedras, y quiénes las ocuparán”.

“El año pasado, con la CELyT, las designaciones fueron el 15 de marzo. Teníamos nuestra organización, nuestros criterios discutidos en jornadas institucionales, nuestros acuerdos. Hoy, hay docentes que les han sacado entre 15 y 30 puntos, otros no aparecen en el listado, otros aparecen en materias dónde no se inscribieron. Esto es más de lo mismo. Improvisación. Es una burla y una tomada de pelo”, definió.

“Pero esto no es todo -se quejó-. También ha vuelto a ser directora la profesora Sandra Molina, que, en el año 2007, luego de una enorme movilización de la comunidad educativa del CREAR, fue separada de su cargo por autoritaria. ¿Y para que volvió? -se preguntó Lupardo retóricamente- ¿Será acaso que el Ministerio de Educación necesita a alguien para que imponga la ‘mano dura’?” Por lo pronto ya hay docentes a los que les han ‘rebotado’ las declaraciones juradas, porque no se ajustan a la normativa. ¿Qué normativa es esa que luego de más de diez años de funcionar como institución no conocemos?”, apuntó en una publicación que hizo en su muro de Facebook.

“Esta es la única institución terciaria -recordó Lupardo- en la que se ha intervenido para que los legajos se hagan desde afuera. Y el resultado está a la vista. Desorden. Confusión. Atropello. Otro punto, y no menor, son las respuestas a los alumnos cuando el Ministerio les dice ‘cómo no rendiste el final, y comienza una cohorte nueva, tenés que recursar la materia’. Pero, ¿quiénes se creen que son? ¿Por qué tanto atropello a los derechos de los estudiantes, muchos de ellos trabajadores también, que tratan de obtener un título para poder conseguir mejores puestos laborales? Así, tan gratuitamente, a estudiantes que le ponen el hombro a estas carreras, ni siquiera les dan la posibilidad de rendir un examen para homologar o revalidar la materia, y así poder rendir un final. Algo que en la universidad se hace. ¿Por qué tantos atropellos? Sólo me resta pensar que, luego de salir a los medios el año pasado, sobre fin de año, la ‘mano dura’ llegó para quedarse. Pero, con nosotros, no van a poder”, completó.

 

Temas en esta nota:


Las más vistas