Antitarifazo: Pichetto dio plazo hasta el martes y le pidió al Gobierno “una propuesta”

Las comisiones del Senado que tratan el proyecto sobre tarifas pasaron esta tarde a un cuarto intermedio hasta el próximo martes, cuando se resolverá si la oposición firma el dictamen para la iniciativa que rechaza el Gobierno.

Luego de que cada sector expusiera su visión, el debate pasó para la semana próxima, de acuerdo al plazo que puso el Bloque Justicialista para que el Poder Ejecutivo envíe otra propuesta respecto del esquema de aumentos tarifarios.

El debate concluyó así sin una definición concreta, dado que el oficialismo planteó su rechazo al proyecto y pidió invitar a funcionarios nacionales y a la distribuidora Cammesa, pero se realizó ninguna convocatoria formal.

El PJ en el Senado pisó el acelerador con el proyecto para limitar el tarifazo de servicios públicos. Este miércoles, el senador Miguel Pichetto dio un ultimátum al Gobierno: esperarán hasta el martes próximo una propuesta alternativa del Ejecutivo y si no llega, al día siguiente, miércoles 23, podrían sesionar para convertir en ley el proyecto que tiene media sanción de Diputados.

"Vamos a plantear que este debate concluye el martes a las 18 horas con la firma del dictamen", sostuvo Pichetto, despejando dudas sobre la postura que adoptarían los senadores del PJ respecto a supuestamente "dilatar" el tratamiento, en medio de la tormenta financiera y cambiaria de los últimos días.

“Vamos a estar a la espera de una propuesta alternativa que el Ejecutivo haga llegar a este Senado. Si esa propuesta no llegara o fuera insuficiente, ratificaríamos en el dictamen la media sanción de la Cámara de Diputados y estaríamos muy pronto a sesionar, si es posible, la semana que viene, o esperaríamos los siete días reglamentarios que establece el reglamento”, afirmó.

El plenario de comisiones de Derechos y Garantías; Energía, y Presupuesto; pasó finalmente a cuarto intermedio hasta el martes a las 11.

"Si el Ejecutivo tuviera una propuesta que fuera razonable e implicara una reducción de la tarifa, que fuera en un proceso paulatino, gradual, porque el 40% no es gradual y en política las cosas tienen que tener lógica, y si plantean 15% de aumento salarial los servicios no pueden aumentar 40%", dijo Pichetto e insistió:

"Vamos a esperar hasta el martes, si esta propuesta no llegara nosotros ratificaríamos la media sanción de la Cámara de Diputados". Dijo que el miércoles 23 podrían sesionar, o esperar el plazo de siete días que prevé el reglamento de la Cámara.

El jefe del interbloque Cambiemos, el radical Luis Naidenoff, insistió en la postura oficialista de que fijar tarifas es competencia del Ejecutivo y que como esta redactada la media sanción, trae "problemas a las provincias" porque "volvemos al esquema donde el interior paga 6, o 7 veces más la luz que el área metropolitana y el Gran Buenos Aires". "Todo lo que se ha hecho para terminar con el privilegio del área metropolitana con este proyecto se da contra la pared", dijo citando el Pacto Fiscal de 2017 entre la Nación y las Provincias.

Naidenoff cuestionó el reintegro que deberían hacer las distribuidoras, si se retrotraen tarifas a noviembre de 2017. Y jugó la "carta Cambiemos": reclamó citar al Senado a gobernadores para "saber qué opinan". Luego el radical Angel Rozas pidió sumar la opinión de constitucionalistas, por la polémica acerca de si el Gobierno puede legislar tarifas. Quedó abierto en el cuarto intermedio la posibilidad de llevar invitados para el martes.

El salteño Juan Carlos Romero sostuvo que "no queda bien poner un ultimátum". En una postura intermedia, argumentó que "no conozco la composición del cuadro tarifario", pero sostuvo que "no queremos que además del los bancos sigan ganando excesivamente las empresas a costa de los usuarios".

"Hay gobernadores que nos piden no tratarlo pero sus diputados han votado a dos manos en la otra Cámara. No juguemos para la tribuna", cuestionó. Pero apoyó la postura de hacer "una reunión" para conocer opiniones antes de llegar al dictamen.

Hubo críticas de Romero, como antes de Naidenoff, a que los subsidios a la Provincia y la Ciudad se deba hacer "cargo la Nación".

Evidentemente advertido de que este era un punto polémico, Pichetto había dicho que "estamos elaborando una propuesta con nuestros técnicos para que Edenor, Edesur y AYSA se haga cargo de Ciudad y la Provincia de Buenos Aires. Todo el interior ha venido forzadamente sosteniendo los últimos doce años pagando tarifa plena y sosteniendo los subsidios de la Ciudad y la Provincia". Romero también apoyó la transferencia a la Ciudad y la Provincia.

La rionegrina Magdalena Odarda (ex Coalición Cívica) hizo un duro discurso de apoyo al proyecto, y reclamó dictamen inmediato. "No puede dilatarse un minuto más". Enumeró las ganancias multimillonarias de las empresas, como BAN -542 millones-, Camuzzi pampeana -854 millones-, Edenor -691 millones. "este proyecto es una luz de esperanza" frente a un aumento "irrazonable y confiscatorio".

(NA - Clarín) 

Temas en esta nota: