Terminó la odisea de un vecino por la compra de un televisor

“Más de 160 días de reclamos solucionados en apenas 5 días tras publicarlo en los medios”, dijo el exfuncionario del Ministerio de la Producción, Alberto Ferrero.

General Pico (Agencia) - Después de más de cinco meses de espera, con numerosos reclamos telefónicos y denuncias en Defensa del Consumidor, el exfuncionario del Ministerio de la Producción Alberto Ferrero finalmente llegó a un acuerdo con una casa de electrodomésticos que le vendió un televisor que no tenía en stock. Si bien se mostró satisfecho por poner punto final al problema, el piquense no pudo evitar señalar que fueron “más de 160 días de reclamos solucionados en apenas 5 días tras publicarlo en los medios”.

Así como días atrás dio a conocer su caso en busca de encontrar una solución, en esta oportunidad Ferrero informó el final del conflicto con la empresa.

“Después de todos los pedidos de solución, que llevaron más de 160 días, llegó el TV 55” pulgadas que compré el 2 de noviembre del año pasado. No puedo más que reflexionar en el poder de la prensa, o por lo menos la influencia que ella ejerce”, dijo a El Diario.

Recordó que “el jueves 5 de abril envié a los medios de comunicación una nota mostrando lo que me pasaba a lo largo de más de cinco meses con una compra en Frávega, la muy conocida y prestigiosa empresa”.

“El lunes siguiente a esa publicación, el 9 de abril, por primera vez recibí un llamado de la empresa proponiéndome otro canje. Me dijeron que el anterior modelo que me propusieron canjear tampoco lo tenían en stock (a pesar de que en el sitio de ventas en línea de Frávega sí estaba). Acorralado por la posibilidad que me daban (una sola) acepté el canje por otro similar pero de pantalla plana, de menor precio, me lo cambiarían por el que ya había pagado en noviembre del año pasado. Al poco rato, recibí por correo la nota de crédito por el TV que no me enviarían y seguidamente la factura del que me cambiaban. Esto lo conocía y no habían cumplido, las expectativas eran muy bajas. Traté de comunicarme seis veces al teléfono que me dieron para ver el seguimiento, no contestó nunca”, advirtió.

Posteriormente, “pasó el fin de semana y el jueves 12 un transporte trajo a mi casa el televisor. Casi incrédulo (esperando encontrar no sé qué cosa en el embalaje) abrí la caja y vi que era efectivamente el TV 55 pulgadas pantalla plana que me habían canjeado por segunda vez y facturado hacía apenas cinco días antes”.

“Al rato de llegar la encomienda la señorita que me había contactado me llamó para ver si efectivamente el aparato estaba en mi poder, si estaba todo bien, y además me anoticiaba de que la empresa había reconocido una diferencia económica a mi favor (en tono de favor), por tratarse de un modelo de menor precio y que estaría disponible en los saldos de la tarjeta con la que pagué en noviembre del año pasado”, agregó.

“¿Increíble, no? Y así resultó el final de este caso que lo comunicaba con un poco de humor y con mucho ánimo de advertencia. ¡Más de 160 días de reclamos solucionados en apenas 5 días tras publicarlo en los medios! Seguramente, la empresa dirá que nunca se enteró de las publicaciones, pero ¿es sugestivo, no?”, concluyó irónicamente.

Temas en esta nota: