Despidos en Ferrobaires: “La Pampa no les cierra”

El secretario general de la Unión Ferroviaria confirmó que, por decisión del Gobierno nacional, echarán a los 21 trabajadores afectados al servicio y así el tren de pasajeros no volverá a pasar por La Pampa. Ni siquiera les van a pagar la indemnización.

Javier Thomsen, secretario general de la Unión Ferroviaria en La Pampa, confirmó que la empresa Ferrobaires dejará en la calle a 21 trabajadores que estaban afectados al servicio de transporte de pasajeros, cerrando definitivamente la puerta para la vuelta de este servicio en la provincia.

“Es una decisión política del Gobierno nacional, que bajó a la Provincia de Buenos Aires. La Pampa no es rentable, no conviene el tren de pasajeros. Si a otras vías como Mar del Plata, Rosario o incluso Bahía Blanca”, detalló Thomsen a El Diario.

A los trabajadores les fue comunicado que a partir del 1º de diciembre no se les renovará su vínculo con la unidad ejecutora del servicio, una empresa compuesta en 1994 por las provincias de Buenos Aires y La Pampa para gestionar los trenes de pasajeros desde Once a Santa Rosa y General Pico. Thomsen aclaró que esta situación no tiene relación con los trenes de carga de Ferroexpreso, un servicio donde hay alrededor de 300 empleados y que seguirá funcionando normalmente en la provincia.

“La Pampa siempre nos bancó, incluso el gobernador Verna ya nos pidió que pongamos en contacto con la Subsecretaría de Trabajo. Pero la decisión política es del Gobierno nacional, que tiene una política económica donde todo lo que no les sea rentable lo sacan”, detalló el dirigente.

tren

La situación que describe Thomsen es grave. A los trabajadores no les llegó el telegrama y es posible, según lo que les insinuaron, que tampoco les paguen indemnizaciones. Incluso uno de ellos estaba a punto a jubilarse. Además, entre los despedidos hay siete delegados gremiales de Unión Ferroviaria y de La Fraternidad.

“Sobran argumentos y motivos para demostrar el trabajo que hacían. Si no pagan iremos a la Justicia. Pero la gente necesita el dinero hoy, no dentro de tres años cuando se resuelva el juicio laboral”, advirtió Thomsen.

La relación laboral era por un contrato que se renovaba todos los años, donde La Pampa se hacía cargo de los sueldos y, cuando el tren venía, también de los combustibles, aceites y otros detalles de mantenimiento.

“Nosotros presentamos alternativas, y seguiremos haciéndolo porque queremos recuperar el tren de pasajeros que es lo que la gente quiere. De hecho los viajes tenían que reiniciar ahora, porque el puente de Bragado está casi listo”, dijo, en referencia al sector que se había roto durante las inundaciones de 2015 y que provocó la interrupción del servicio, que ahora pasaría a ser definitiva con este desguace de personal.

Los trabajadores despedidos son 17 de General Pico, tres de Santa Rosa y uno de Toay. “Hay cuatro conductores, gente de mecánica, electricistas, administrativos, despachantes de boletos, todo el personal necesario para tener el servicio activo”, detalló el dirigente de UF.

Recordó que “a los 15 días de asumir Macri” ya les habían advertido que el tren no iba a volver a pasar. “Nos pidieron que buscáramos alternativas. Se presentaron proyectos y llegamos a esta situación. Ayer (por el miércoles) hubo una reunión entre el personal superior de la empresa donde se bajó línea a representantes de lo que iba a pasar”, agregó.

Temas en esta nota: