Estacionamiento medido: el Frepam sacó dictamen y el PJ vota en contra

Los concejales del oficialismo acordaron cambios con el Ejecutivo, achicar la ampliación y rechazar la privatización. Los justicialistas no quedaron conformes y no prestan su aval.

Los concejales del FrePam sacaron dictamen estes martes al proyecto acordado con el Ejecutivo sobre el estacionamiento medido. Descartaron la ampliación de la zona de estacionamiento que se había propuesto en un principio y también cerraron la puerta a la tercerización o privatización del cobro electrónico del derecho a estacionar, una posibilidad que aparecía en el proyecto original. La ampliación será mucho más pequeña, aunque el cobro se extenderá también a la tarde.El área quedó definida entre las calles Alsina, Rivadavia, Uruguay y Pico.

Los concejales del PJ no están conformes. Y votaron, en minoría, en forma negativa. Entre los ediles del oficialismo había al principio fuertes resistencias a la propuesta que envió el secretario de Gobierno, Román Molín. Para limar las diferencias, lograron introducir modificaciones. Le enviaron un borrador al bloque de concejales del justicialismo, que pidió una semana más para analizarlo, pero este martes llevaron su postura por el rechazo a la reunión de la comisión que analiza el tema. El oficialismo decidió avanzar y sacar despacho.

"Un afán recaudatorio"

El blloque de concejales del PJ expresó su desaprobación al Proyecto de ampliación el estacionamiento medido tal como fuera sacado el despacho por la Comisión de Administrativa y Reglamentaciones del Concejo Deliberante. “No vemos –dijeron- que haya ningún beneficio para el ciudadano, por el contrario, solo observamos un afán recaudatorio y estamos sorprendidos por la urgencia con la que quieren que se apruebe esta Ordenanza”.

Dejaron en claro que la postura del Bloque es “obviamente contribuir al mejoramiento de cualquier situación que beneficie al ciudadano, queremos un análisis responsable y el diseño de ordenanzas eficaces y viables. Estamos convencidos de que el tema del tránsito debe ser abordado en su totalidad y no a los tirones como este proyecto pretende. Queremos que se discuta el mejoramiento del transporte público por ejemplo lo que contribuiría a que menos gente vaya al centro en auto y de esa manera descomprimir el estacionamiento pero vemos que el oficialismo y el intendente están encerrados en una lógica de no escuchar y pretender hacer las cosas a los apurones”.

“Nosotros exigimos que el tema que se analice en profundidad y que se escuche a vecinos y comerciantes quienes son los verdaderos destinatarios de estos cambios ya que no hemos logrados que se acerque el secretario Molín para poder discutir los distintos puntos de vista”, reiteraron. Y agregaron que "este tipo de medidas recaudatorios no surten efecto como por ejemplo pasó con el aumento de la tarjeta de estacionamiento que no hizo que disminuyera la afluencia y pasa con los operativos de tránsito en los que se busca sancionar a toda costa para después cobrar la multa sin importar si el resultado final es la toma de conciencia del ciudadano”.

"El tema tránsito también trae consigo las quejas de los empleados del área dado que hemos tenido muchas consultas de ese sector no solo por la situación en la que trabajan sino además sobre las incongruencias y contradicciones en las normas que les piden que apliquen”, añadieron.

“Creemos de que es hora de que dejen de manejarse como patrones de estancia que toman decisiones inconsultas y empiecen a escucharnos no solo a la oposición sino también las instituciones que están relacionadas con la temática para, entre todos, obtener los resultados que tanto en el tránsito como en otros temas el santarroseño esperan”, indicaron.

Finalmente, señalaron que "como bloque hace un buen tiempo ya presentamos el proyecto scoring que permitiría ordenar el tránsito de manera integral y no tuvimos respuesta. Rodriguez y Lezcano presentaron proyecto con una mirada social para optimizar la venta de tarjetas generando oportunidades laborales y en cambio se tomaron medidas arbitrarias que perjudican a los lavacoches. No nos olvidemos que en 2014 la gestión anterior presento un proyecto similar y quienes eran también concejales en esa época y ahora repiten mandato, se opusieron”.

Las modificaciones

El concejal Cuelle había explicado que "en vez de ampliarlo como se propuso originalmente, se acordó hacer el sistema en el mismo radio actual, una ampliación más pequeña, dándole una figura rectangular, fácil, identificable, son unas cuadras más, y se extenderá en horario de tarde y de mañana”. “El objetivo es el mejoramiento del tránsito, y la tarde es tan caótica como la mañana”, justificó.

Por otra parte, el Ejecutivo cedió y descartó la posibilidad de que la venta y control de los derechos de estacionamiento queden en manos privadas. “El manejo lo va a tener la Municipalidad. No se terceriza. Se cambió el artículo 18, que era el más conflictivo para algunos”, dijo.

En ese sentido, mencionó que “está claro que si se quisiera privatizar hay que mandar una ordenanza específica. Tampoco tenía sentido que quedara ahí”. “Está habilitado el municipio a contratar tecnología, a comprar tecnología, pero el manejo será municipal”, añadió.

Cuelle dijo que las modificaciones se hicieron “en acuerdo con el Ejecutivo, no hay conflicto”.

También “se incorporó la posibilidad de que se logren acuerdos con un grupo vulnerable, como los lavacoches, para que tengan un sector para vender tarjetas, sería un sistema mixto”. “El PJ analizará el borrador y si podemos lo consensuaremos”, finalizó.

La propuesta original

La propuesta de ampliación de la zona de estacionamiento medido no es una idea nueva, ya el año pasado lo había anticipado el intendente Leandro Altolaguirre. El proyecto lo elaboró en su momento el ingeniero Pablo de Dios Herrero a pedido de la Cámara de Comercio, cuando todavía no era funcionario municipal. Los comerciantes creen que la movilidad de los autos beneficia la posibilidad de contar con más clientes en sus negocios.

El Ejecutivo la tomó como propia y la motoriza como una solución para la organización y el control del tránsito y del estacionamiento en el área céntrica. La propuesta del municipio contemplaba sumar 62 cuadras a las actuales 60 de estacionamiento pago. Sin embargo, la ampliación sería mucho más pequeña. La planificación prevé el pago a través del celular.

El sistema en Santa Rosa se inició en la época del intendente Néstor Alcala, a principios de 2000. Luego hubo modificaciones en la regulación y en 2010 se hizo la última ampliación de la zona. En la actualidad, el estacionamiento pago es de 7 a 13 horas, y en la calle Yrigoyen - 9 de Julio es también pago de 16 a 20:30 horas.