Portugal: al menos 57 muertos por un incendio forestal

Al menos 57 personas murieron en incendios forestales en el centro de Portugal, muchos de ellos atrapados en sus autos cuando las llamas invadieron una carretera, según indicaron las autoridades esta mañana.

Las muertes ocurrieron en la zona de Pedrogao Grande, unos 150 kilómetros al norte de Lisboa. Allí, unos 600 bomberos intentaban sofocar el fuego, que comenzó a arder el sábado.

Del total de fallecidos, al menos 18 perecieron en sus coches en una carretera que une los municipios de Figueiró dos Vinhos y Castanheira de Pera, en el distrito de Leiria, donde "familias enteras" quedaron atrapadas por el avance de las llamas.

Los equipos que han conseguido acceder a la vía describen un "escenario horrible", indicó Gomes, quien informó además que entre los heridos, que son por lo menos 59, hay cinco personas "en estado grave", cuatro bomberos y un niño.

"Esta es una región que ha tenido incendios por sus bosques, pero no podemos recordar una tragedia de estas proporciones", aseguró Valdemar Alves, alcalde de Pedrogao Grande. "Estoy totalmente conmocionado por el número de muertos".

La televisora pública española mostró imágenes tomadas desde el pueblo vecino en las que se veía a varias personas en una carretera, tratando de escapar de una densa humareda que había reducido la visibilidad a apenas unos metros.

El primer ministro, Antonio Costa, dijo que se trata de "la mayor tragedia en vidas humanas que hemos tenido en años". El mandatario indicó que las autoridades portuguesas trabajaban para identificar a las víctimas y que también dos aviones procedentes de España trabajan en las labores de extinción, mientras se espera el apoyo de medios franceses durante la mañana.

Los equipos de bomberos están teniendo problemas para acercarse a la zona porque el fuego es "muy intenso", señaló Costa.

Aunque las investigaciones sobre el origen del incendio siguen en marcha, las autoridades creen que las altas temperaturas de los últimos días, que han alcanzado los 40 grados Celsius (104 grados Fahrenheit) en Portugal, han jugado un papel.

Las llamas se propagaron durante la tarde del sábado de forma "que no tiene explicación", insistió João Gomes, después de que durante la tarde del sábado "vientos descontrolados" convirtiesen un fuego de bajas dimensiones en "un incendio imposible de controlar

Al igual que otros países de la Europa meridional, Portugal es propensa a los incendios forestales en los secos meses estivales.

Temas en esta nota: